Amsterdam ha sido elegida para ser la próxima sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA en sus siglas en inglés). La ciudad llegó a la última ronda de votaciones junto a Copenhaguen y Milán mientras la candidatura de Barcelona fue eliminada en la primera ronda. La capital catalana fracasa así en su intento de ser la sede de la EMA, a pesar de que partió como una de las favoritas entre las 19 ciudades candidatas.

Todas las administraciones, central, autonómica y local llegaron a un consenso para apoyar la candidatura, además de contar con el apoyo de todos los estamentos sociales y empresariales, desde médicos y farmacéuticas hasta todas las patronales, el movimiento vecinal e, incluso, el FC Barcelona. Existían datos que hacían pensar en las posibilidades de que Barcelona fuera la nueva sede de la organización, como la elección interna que llevaron a cabo los trabajadores de la EMA en la que manifestaron su preferencia en mudarse a la ciudad española.

Los casi 1.000 trabajadores de la EMA se habrían ubicado en el emblemático rascacielos Torre Glòries, diseñado por Jean Nouvel, con sus 34 plantas y 145 metros. El Ayuntamiento de Barcelona tenía edificio preparado y precontratado. Barcelona contaba con argumentos de peso para ser elegida, como el gran número de centros de investigación genética y biomédica punteros establecidos en la ciudad, donde se trabaja para descubrir los medicamentos personalizados para el futuro próximo.

La EMA, actualmente ubicada en Londres, es una de las instituciones europeas que deben abandonar el Reino Unido como consecuencia del Brexit. Los ministros de la Unión Europea votaron a las candidatas en 2 rondas. En la primera ronda, cada país debía repartir entre uno y 3 puntos a sus candidatas favoritas.

Decepción y acusaciones cruzadas

Momentos después de que se hiciera oficial que la candidatura de Barcelona quedaba descartada, las redes sociales se convirtieron en el escenario en el que políticos de todas los inclinaciones comenzaron a cruzar acusaciones. Uno de los primeros en enceder la mecha fue el presidente del Partido Popular en Cataluña, Xavier García Abiol, quien escribió en twitter: "Esto es lo que pasa cuando se tiene un president prófugo que critica nuestro país en Europa, que se facilita el trabajo a nuestros rivales". 

Momentos después, el ex vicepresidente Carles Puigdemont respondía a las acusaciones en la misma red social: "Con violencia y retroceso democrático y la aplicacion del 155, el gobierno ha probocado la derrota de Barcelona". Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, publicó un tuit en el que indicó que ni la DUI ni la aplicación del 155 habían ayudado, pero "que acusar unos a otros no nos va  a ayudar".

19 ciudades europeas habían presentado su candidatura para acoger la EMA: Barcelona, Amsterdam, Atenas, Bonn, Bratislava, Bruselas, Bucarest, Copenhague, Dublín, Helsinki, Lille, Milán, Oporto, Sofía, Estocolmo, Malta, Viena, Varsovia y Zagreb. En las últimas horas las ciudades de Malta, Dublín y Zagreb retiraron su candidatura debido a las pocas opciones reales para ganar.