Según ha informado la institución universitaria, en la investigación han participado 12 centros clínicos y un total de 188 pacientes. Las tasas de incumplimiento de la dieta sin gluten son mayores en hombres adultos (60%) que en mujeres (31%). A medida que baja la edad de los pacientes analizados, aumenta el cumplimiento de la dieta: solo el 12% de los preescolares la incumple.

Tras analizar los datos, el equipo andaluz llegó a la conclusión de que estas transgresiones son involuntarias en su mayoría dada la escasa fiabilidad de los métodos habituales para controlar el gluten que se consume. Así, se ha podido observar cómo el 75% de las personas cuyas analíticas de sangre probaban que no habían ingerido gluten, en realidad sí lo habían comido, sin saberlo.

En la actualidad, los métodos más frecuentes para detectar y hacer el seguimiento de la dieta sin gluten en celiacos son las pruebas de sangre, que miden la presencia de anticuerpos, y los cuestionarios dietéticos. Estos métodos no son sensibles a pequeños restos de gluten, de ahí que haya tantos falsos negativos.

Hasta ahora, solo la biopsia intestinal había demostrado ser un método fiable para estudiar le evolución de los celiacos que siguen dicha dieta. El problema de esta prueba es que, además de ser una técnica invasiva y desagradable para el paciente, tiene costes muy elevados para el sistema sanitario. Como alternativa, Biomedal ha desarrollado una tecnología que permite detectar trazas de gluten en las heces.

De acuerdo con la universidad, iVYLISA GIP Stool detecta si el paciente ha ingerido gluten entre los últimos 2 y 7 días. Esto ahorrará muchas biopsias, lo cual supone una ventaja tanto para el celiaco como para el Sistema de Salud. Esta tecnología se ha presentado en Biospain, el mayor encuentro nacional de empresas biotecnológicas.