Según informa la Generalitat Valenciana, de la que depende el centro, el trabajo apunta que la modulación farmacológica de la proteína citada (el canal conexina 50) podría controlar tanto la replicación de las células madre como su diferenciación a células maduras, lo cual podría aplicarse a terapias de regeneración neuronal tras lesiones medulares.

El estudio, liderado por Victoria Moreno, revela por primera vez que el canal iónico conexina 50 está presente en grandes cantidades en las células madre de la médula espinal y que los niveles de esta proteína se reducen significativamente tras una lesión medular. Además, la investigación ha demostrado que tiene un papel dual, que cambia en función de su localización.

De esta forma, cuando la conexina 50 se encuentra en el núcleo de las células ependimarias junto a la proteína Sox2, mantiene la capacidad proliferativa de las células madre; sin embargo, cuando la conexina 50 se encuentra en la membrana celular, favorece la diferenciación a células que intervienen activamente en el procesamiento cerebral de la información en el organismo.

Partiendo de esa base, los científicos han realizado pruebas con fármacos para explorar el papel de ambos reguladores en la regeneración neuronal tras una lesión medular. Los diversos experimentos realizados in vivo e in vitro con clotrimazol (agente antimicótico con capacidad de inducir la expresión de conexina 50) han puesto de manifiesto una mayor expresión de Sox2, bajo el efecto de este medicamento, en el tejido de la médula espinal tras una lesión.

Con dichos resultados, el estudio concluye que la modificación farmacológica de la conexina 50 induce a potenciar la regeneración de tejido neuronal endógeno tras una lesión de médula, aunque es necesario mantener un control de la localización de este canal iónico para interferir con la diferenciación de estas células madre.