Un modelo preclínico de ratón se ha desarrollado para estudiar el virus de la hepatitis Delta (VHD), que hasta ahora no podían infectar a estos animales, dificultando el desarrollo de tratamientos efectivos contra el virus. Los resultados de la investigación, realizada en la Universidad de Princeton (Estados Unidos), se han publicado en la revista Science Translational Medicine.

Según ha informado la universidad, el VHD da lugar a la forma más agresiva de hepatitis, que mantiene en riesgo de desarrollar cirrosis, fibrosis hepática y cáncer de hígado a al menos 20 millones de personas. Los investigadores han desarrollado un modelo preclínico de ratón, al que manipularon genéticamente para hacer que el animal permaneciera infectado por el virus de manera persistente.

El VHD -igual que el virus de la hepatitis B (VHB)- infecta al hígado al unirse a la proteína NTCP, que se encuentra en la superficie de las células hepáticas. Los virus solo reconocen la versión de dicha proteína presente en los humanos y algunos primates, de manera que no son capaces de infectar a ratones. El equipo liderado por Alexander Ploss generó un modelo preclínico alterado genéticamente para que expresara la NTCP humana.

VHB no pudo replicarse en este modelo preclínico, pero VHD sí consiguió establecer una infección persistente cuando se le suministraron las proteínas de VHB que necesitaba propagar. En los ratones modificados para producir tanto la proteína NTCP humana como el genoma completo de VHB, la infección de VHD podría mantenerse hasta 14 días.

El modelo preclínico consiguió deshacerse del virus antes de desarrollar daños hepáticos gracias a una respuesta inmunológica que involucra proteínas y varios tipos de glóbulos blancos, entre los que se encuentran las llamadas células natural killers (NK) y células T. En ratones que expresan NTCP humana y el genoma del virus B, pero sin células funcionales NK, T y B, la infección podría mantenerse 2 meses o más.

Los investigadores usaron esos animales inmunocomprometidos para evaluar la eficacia de 2 fármacos en desarrollo para tratar la infección por VHD; no fueron capaces de eliminar por completo el virus en los ratones. Unos resultados que concuerdan con los datos obtenidos en ensayos clínicos recientes, de acuerdo con Benjamin Winer. “Nuestro modelo es susceptible a las manipulaciones, robusto y puede ser adoptado como método para detectar rápidamente posibles tratamientos”, ha subrayado Ploss.