Steven Tong, autor del estudio que publica la revista especializada Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, asegura que cerca de 350 niños australianos acuden cada año al hospital por infecciones potencialmente mortales de Staphylococcus aureus en sangre. El 70% han adquirido la bacteria en sus comunidades.

Indica también que el 30% de la población australiana porta la bacteria en la piel o en las secreciones de la nariz; sin embargo, no son conscientes del grave problema de salud pública que puede suponer su transmisión, especialmente entre la población infantil.

Estudios previos han hallado que esta bacteria en el torrente sanguíneo presenta una mortalidad del 20% entre adultos y del 5% entre niños; si bien es cierto que la población más vulnerable son los recién nacidos. Los prematuros, además, se encuentran en doble riesgo de contagiarse, dado el continuo uso de vías intravenosas que pueden estar infectadas.

Aunque la causa de esta “peste”, tal como la define Tong, no está claramente definida, el investigador sugiere que la alta prevalencia entre aborígenes se debe a la costumbre de habitar viviendas muy pobladas, donde las infecciones pueden propagarse rápidamente entre los miembros de la familia.

En el paper, también se ha examinado el impacto que las distintas terapias consiguen tener sobre la bacteria. Así, el tratamiento más común, con vancomicina, ha resultado ser “bastante ineficaz”.

A aquellas familias que hayan experimentado infecciones recurrentes, el autor recomienda acudir a sus médicos de Atención Primaria donde se les podrá practicar un “descolonización” de la bacteria. Así mismo, avanza Tong, el médico de cabecera podrá prescribir pomadas para el interior de las fosas nasales.

“Es muy recomendable lavar sábanas y toallas en agua muy caliente durante algunas semanas, con el objetivo de deshacerse del Staphylococcus aureus que circula por el hogar”, sugiere el experto. Controlar las heridas de los menores, lavarse las manos a menudo o prevenir los resfriados, son algunos de los consejos que ofrece Tong para luchar contra la plaga.