El trabajo buscaba evaluar el estado volumétrico de los pacientes con síndrome nefrótico mediante varios métodos, así como la utilidad del análisis de impedancia bioeléctrica en niños con esta enfermedad. En la investigación participaron 19 pacientes (antes del tratamiento y en remisión) y 25 controles sanos.

Se evaluó el estado de hidratación de todos los individuos mediante análisis de impedancia bioeléctrica multifrecuencia, valores plasmáticos de la fracción N-terminal del péptido natriurético cerebral (NT-proBNP), diámetro de la vena cava inferior, diámetro de la aurícula izquierda y hormonas vasoactivas.

No hubo diferencias estadísticamente significativas entre grupos en la renina, los niveles de aldosterona, el diámetro de la vena cava inferior y el de la aurícula izquierda, mientras que los valores de la NT-proBNP fueron estadísticamente más altos en el periodo de crisis que en el momento de remisión y en el grupo de control.

El agua total corporal, la hiperhidratación y el agua extracelular estimada mediante la medición del análisis de impedancia bioeléctrica en el grupo de crisis fue considerablemente mayor que la del grupo de remisión y los controles. Los valores de la NT-proBNP fueron más altos en los pacientes durante la crisis aguda que durante la remisión.

A partir de estos y otros datos, los autores concluyen que el análisis de impedancia bioeléctrica es un método fácil de incorporar a la práctica clínica para medir la hidratación en síndrome nefrótico. Asimismo, aseguran que los hallazgos apoyan la falta de hipovolemia durante la crisis aguda.