Tal y como explican los investigadores, la parathormona tiene un papel fundamental en el control del metabolismo mineral. Además, es considerada una toxina urémica, ya que origina daño cardiovascular e influye en la mortalidad cardiovascular del paciente en diálisis.

El trabajo tenía como objetivo evaluar los 2 métodos de medición de la parathormona citadas, analizando las diferencias en la mortalidad del paciente en diálisis, su variación durante el seguimiento y la relación con otras moléculas.

Con este fin, se analizaron datos de 145 pacientes en hemodiálisis con un seguimiento de 2 años con determinación analítica basal y posteriormente de forma anual. Del total, 21 pacientes fallecieron el primer año y 28 el segundo. No se encontró correlación entre PTHi, PTHbio o el cociente PTbio/PTHi y la mortalidad.

De acuerdo con el estudio, ambas PTH tenían una correlación perfecta entre ellas y correlacionaban de manera similar con otras moléculas del metabolismo mineral. En el valor predictivo del cociente sobre la mortalidad, no se observaron diferencias entre los pacientes que fallecían y los que no.

Basándose en los resultados, los investigadores no encontraron ventajas en la utilización de PTHbio sobre la PTHi como marcador de mortalidad. Asimismo, concluyeron que se deben reevaluar los límites de la PTHbio, pues su relación con la PTHi no es constante. “El no conocer esos límites condiciona su utilidad pronóstica”, señalan.