Según ha informado la asociación, el microbioma o metagenoma es la parte de la información genética más variable. El desarrollo de nuevas tecnologías de secuenciación masiva permitirá estudiar distintas poblaciones bacterianas y su manera de interaccionar, de acuerdo con el catedrático Benito Regueiro, jefe del Servicio de Microbiología Clínica del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo.

“El microbioma o metagenoma tiene una participación dinámica muy importante en los tratamientos y, probablemente, en el diagnóstico”, ha señalado el especialista.

“Ha habido especificaciones por las que hemos definido la salud y la enfermedad que probablemente se verán variadas en el futuro por las mejoras que aporta su conocimiento”, ha añadido el catedrático, que considera que el citado desarrollo tecnológico facilitará “que cada vez sean más comunes” los estudios de genomas completos y combinaciones de poblaciones de microbiomas complejas.

“Conforme ampliemos su conocimiento con las nuevas tecnologías de secuenciación masiva entenderemos muchos cuadros clínicos e, incluso, comportamientos”, ha afirmado Regueiro.

Además de indagar en el futuro del estudio del microbioma, la jornada ha abordado la resistencia bacteriana y sus implicaciones. En ese sentido, el catedrático Javier Castillo, jefe de Sección del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, ha asegurado que se trata de un problema “que amenaza las prestaciones asistenciales más punteras y el desarrollo de algunos de los avances más significativos de la medicina moderna”.

En su opinión, la solución pasa por reducir las infecciones por bacterias resistentes, para lo cual es necesario llevar a cabo una estrategia de prevención completa. “El principal inductor de la resistencia bacteriana es el uso innecesario o inapropiado de los antibióticos, de ahí que la forma más eficaz de hacer un uso adecuado de los antimicrobianos sea identificar con seguridad si estamos ante una infección que requiere el uso de antibióticos e, incluso, cuál sería el más apropiado”, ha subrayado Castillo.

Por último, en la jornada se planteó la contribución de la Microbiología a los retos actuales en vacunación. “Tenemos un control muy grande sobre las vacunas puesto que seguimos vigilando su seguridad y medimos su efectividad y su eficiencia una vez han sido aprobadas”, ha señalado Ángel Gil de Miguel, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos.