De esta manera, abren un amplio campo de posibilidades y aplicaciones: desde llevar a cabo análisis de fluidos del cuerpo humano, como la sangre o la orina; al de la ingeniería ambiental para el análisis de contaminantes, según comunicaba la UAB.

Dicha tecnología está basada “en implementar materiales piezoeléctricos extremadamente precisos, como mecanismo de bombeo para evitar que se formen burbujas de aire”, según contaba uno de sus creadores, Carlos Rubio. De esta manera, se logra solventar uno de los principales inconvenientes de estos dispositivos: la formación de burbujas de aire que interfieren en el sistema de detección.

Además, según explica Andreu Enfedaque "todos nuestros esfuerzos están centrados en el mercado de los dispositivos de diagnóstico inmediato […] como sistemas que con una sola gota de sangre permiten diagnosticar enfermedades como diabetes, malaria y muchas más, en menos de diez minutos", destaca”.

Este nuevo desarrollo se iniciaba en el Programa de Generación de ideas, organizado en 2015 por el Parc de Recerca de la UAB (PRUAB). Fue aquí donde se conocieron Rubio y Enfedaque junto con los los investigadores del Instituto Microelectrónica de Barcelona, Xavier Muñoz y Mar Álvarez. Este fue el punto de partida para la creación de la empresa Pump it Nanotech.

El prototipo verá la luz a principio de 2017. A día de hoy, están llevando a cabo el estudio de patente de la tecnología, además de iniciar la campaña de crowdfunding con la plataforma Capital Cell. Tienen como objetivo conseguir 100.000 euros.

Por otra parte, serán incubados por la ESA Business Incubation Centre (BIC), en Barcelona. De esta manera, les permitirá ser asesorados empresarial, científico y técnicamente por parte de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) recibirán 50.000 euros para desarrollar su proyecto.