La infección por virus es objeto de un estudio internacional.

La infección por virus provoca una reconfiguración de las proteínas que intervienen en el metabolismo del ARN celular. Así lo demuestra un estudio liberado por la Universidad de Oxford en el que participa la Universidad Autónoma de Madrid. Los resultados podrían aplicarse al desarrollo de nuevos agentes antivirales. Se han publicado en la revista Molecular Cell.

Tal y como recoge la agencia SINC, el trabajo se basa en la técnica RNA interactome capture. Utilizando un virus modelo sindbis (SINV), los investigadores han descubierto que la infección por virus reconfigura las proteínas que conforman el ARN de la célula. En concreto, el microorganismo activa y desactiva más de 200 proteínas para redirigirlas y facilitar su replicación. Esas proteínas están implicadas en el metabolismo del ARN de la célula.

“El virus produce cantidades ingentes de ARN como consecuencia de su replicación. Su acumulación hace el efecto de una tela de araña, atrapando las proteínas que el virus necesita en los sitios donde el virus replica”, explica el primer firmante, Manuel García Moreno.

A ese efecto de tela de araña que provoca la infección por virus se añade una degradación del ARN. El objetivo es acabar con los competidores en la captura de las citadas proteínas. De acuerdo con los autores, esos cambios en la abundancia de las moléculas de ARN, para los que se elimina la proteína encargada de destruir el ARN (XRN1), son de vital importancia.

Nuevos agentes antivirales

Según el director del trabajo, Alfredo Castelló, “cuando se elimina XRN1, el virus no puede replicar. “Es como si le quitásemos al virus la llave para abrir la célula y tomar sus recursos”, explica el investigador, que pertenece al Departamento de Bioquímica de la Universidad de Oxford, en Reino Unido. Junto a él han trabajado investigadores de la universidad madrileña y otros centros de Alemania, Italia, Francia, Suecia y China.

“Estos resultados podrán emplearse para el diseño de nuevos agentes antivirales que inhiban las proteínas celulares que necesita el virus. Además, es probable que alguna de estas proteínas sea necesaria para otros virus, lo que abriría la posibilidad de elaborar antivirus de amplio espectro”, subraya Castelló.