El trabajo tenía como objetivo analizar los cambios en la grasa abdominal en los pacientes de hemodiálisis (HD) a lo largo de un año para estudiar sus posibles relaciones con los cambios en los niveles circulantes de adipocitocinas. También buscaba validar los datos obtenidos por bioimpedancia eléctrica (BIA) con los obtenidos por absorciometría dual de rayos X (DXA).

Con este fin, se realizó un estudio prospectivo en 18 pacientes; se cuantificó en cada paciente, basalmente y al cabo de un año, la composición corporal por BIA y DXA y se determinaron varios parámetros bioquímicos, incluyendo adipocitocinas.

Los resultados mostraron un aumento significativo del ángulo de fase, del agua intracelular por BIA y del cociente entre el porcentaje de grasa de distribución androide/ginecoide medido por DXA. Se encontró una relación estadísticamente significativa entre las concentraciones de leptina y adiponectina, tanto con el porcentaje de masa grasa medida por BIA como con la grasa abdominal estimada mediante DXA.

A partir de estos datos, los autores concluyen que el aumento del riesgo cardiovascular que presentan los pacientes en hemodiálisis se podría explicar por la ganancia de grasa que experimentan con el tiempo, y que se refleja en un incremento del cociente androide/ginecoide.

En el estudio, liderado por la nefróloga Elena González, participan especialistas de los servicios de Nefrología, Bioquímica, Medicina Nuclear, Nutrición y Bioestadística del Hospital la Paz, así como el servicio de Endocrinología del Hospital Ramón y Cajal.