Según ha informado la consejería, el proyecto comenzó el pasado mes de julio y tiene como objetivo fundamental mejorar la calidad del servicio a través de la homogeneización de procedimientos, la actualización y adecuación de las carteras de servicio, la búsqueda de sinergias entre los 3 laboratorios y la promoción de la eficiencia, evitando duplicidades innecesarias y adecuando la demanda de pruebas de laboratorio.

Desde su puesta en funcionamiento, se han llevado a cabo distintas iniciativas, entre las que destaca la implantación de petición electrónica urgente en el clínico, con criterios de adecuación a la demanda, y de un sistema de gestión de la calidad que posteriormente se extenderá a los otros 2 hospitales. También se han negociado con los diferentes proveedores bajadas de precios de reactivos que supondrán un ahorro directo de unos 500.000 euros.

Además, se ha creado un grupo de trabajo para la integración de pruebas y devolución de informes de resultados de laboratorio entre los 3 centros y se está trabajando para la implantación del transporte normalizado de muestras clínicas desde Atención Primaria, con control de tiempo y temperatura. Asimismo, se han organizado sesiones clínicas conjuntas por videoconferencia entre los hospitales.

Por otro lado, se está colaborando con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, forenses y DGT de Valladolid para actualizar el protocolo para el manejo de las pruebas de alcoholemia y tóxicos de interés judicial; un protocolo que, una vez aprobado, se extenderá al resto de Sacyl.