Pese a no encontrarse en el mercado, los resultados de los ensayos para comprobar la efectividad del test de aliento para detectar el cáncer de pulmón en una fase temprana son muy positivos, recalcan los investigadores. En paralelo a su desarrollo, se ha iniciado el diseño de un análisis de sangre que permita la detección precoz de este tipo de cáncer.

El director del equipo que ha desarrollado este test de aliento, Guillermo Barreto, explica a la DPA que el análisis del aire que una persona respira podría hacer más sencillo y más seguro el diagnóstico de cáncer de pulmón en una fase temprana. Pese a ser un método innovador, el test de aliento no reemplazará totalmente a otros sistemas convencionales, aclaran.

Tal y como explica Barreto, el funcionamiento de este test se basa en el hecho de que determinadas moléculas de ácido ribonucleico (ARN) sufren modificaciones en el tejido pulmonar a causa del crecimiento del cáncer. Durante la espiración, las trazas de ARN se depositan en el aliento. El Max Planck ha logrado aislar las moléculas de ARN del aire.

Hasta el momento, el test que permitirá detectar el cáncer de pulmón en fase temprana se ha probado en 138 pacientes y ha logrado un diagnóstico certero en el 98% de ellos, apunta la DPA. El próximo paso del instituto alemán es probar este dispositivo en 2.000 pacientes. Asimismo, tiene previsto ampliar el número de muestras para poder distinguir entre diferentes tipos de cáncer.

Según los últimos datos de la Oficina Federal de Estadística, el cáncer de pulmón y de bronquios es la cuarta causa de muerte en Alemania. En 2015 fallecieron 45.000 personas por esta patología. Los investigadores concluyen que un test preventivo para grupos de riesgo, como grandes fumadores o sus familiares, fumadores pasivos, sería enormemente beneficioso.