Un equipo de pediatras del CHUS (Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela) lidera una investigación para identificar biomarcadores para el diagnóstico del FPIES (síndrome agudo de enterocolitis inducida por proteínas alimentarias). Según explica el SERGAS (Servicio Gallego de Salud) en una nota de prensa, esta es una de las alergias alimentarias tardía que afecta principalmente a lactantes y niños pequeños.

La SEICAP (Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica) ha premiado a los pediatras del CHUS por este trabajo con una beca de investigación concedida durante la XLII edición del congreso de esta sociedad científica. La investigación, defendida por el pediatra José Domingo Moure González, estudia el FPIES, un tipo de alergia alimentaria que aparece cuando el alimento implicado se introduce en la dieta.

Los síntomas de la FPIES, explican los pediatras del CHUS, son episodios agudos de vómitos repetitivos entre una y 4 horas tras la ingesta generalmente asociando letargia, palidez, diarrea y/o hipotensión. La mitad de los pacientes puede presentar un shock, con el que puede ser una reacción amenazante para la vida y puede requerir tratamiento intensivo urgente y puede presentar otros cuadros agudos graves, como sepsis.

El trabajo de los pediatras del CHUS se ha llevado a cabo en colaboración con el Imperial College de Londres, y en él participan, además, 10 hospitales de España (H. Sant Joan de Deu, H. Vall d` Hebron, H. Materno-Infantil Teresa Herrera, H. Severo Ochoa, H. Gregorio Marañón, H. Clínico San Carlos, H. Miguel Servet, H. Regional Universitario de Málaga, H. General de Alicante) y el Hospital St. Mary del Reino Unido.

La investigación que han liderado los pediatras del CHUS consiste en provocaciones sucesivas. Tal y como explica José Moure, “son necesarias ya que por el momento es la única prueba para comprobar si el paciente se volvió tolerante a un alimento con el que tuvo problemas, con los riesgos que eso conlleva".

Este procedimiento permite ofertar a las familias una alternativa segura, aunque no exenta de riesgos durante el proceso, señala José Moure, doctor en Pediatría que desempeña su labor asistencial en la Unidad de Alergología y Neumología Pediátrica del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago. “Apoyándonos en los resultados de distintos estudios comenzamos a realizarla en etapas cada vez más precoces”, añade.

Por su parte, Federico Martinón Torres, jefe del Servicio de Pediatría del CHUS, ha destacado que “se trata de un proyecto muy transgresor, en el que partimos de una metodología de investigación que conocemos en profundidad y que nos dio muy buenos resultados hasta la fecha en otras áreas como las infecciones y las vacunas”.