TRPV4 es el canal iónico que utilizan los virus para infectar a las células, de acuerdo con un estudio liderado por Miguel Ángel Valverde en el que han participado investigadores de los laboratorios de Virología Molecular y Fisiología Molecular del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), así como del Departamento de Bioquímica de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Los resultados se han publicado en Nature Communications.

Tal y como informa la agencia SINC, los virus necesitan las proteínas de la célula huésped para poder replicarse; para infectar a esas células, se unen a los receptores de la superficie con el fin de entrar y “secuestrar” la maquinaria de la célula infectada. Entre las proteínas usadas por los virus para ese objetivo se encuentran las ARN helicasas. El trabajo citado demuestra que los virus utilizan también el canal iónico TRPV4 “en fases muy iniciales de la infección”, según Miguel Ángel Valverde, director del Laboratorio de Fisiología Molecular de la UPF.

Este laboratorio lleva estudiando TRPV4 y otros canales iónicos desde principios de este siglo. En general, estos canales son proteínas de la superficie de las células que regulan la entrada de iones. En concreto, TRPV4 funciona como una especie de sensor que permite a las células a nivel individual y al organismo detectar cambios en su entorno. El equipo de Valverde ha publicado recientemente el papel de TRPV4 en los mecanismos defensivos de las vías respiratorias.

En esta ocasión, los investigadores han identificado la interacción entre TRPV4 y la helicasa del ARN DDX3X, involucrada en casi todos los aspectos del metabolismo del ARN y necesaria para la replicación de los virus. “Hemos identificado que el canal TRPV4 también es capaz de detectar la presencia de proteínas virales, lo que permite la entrada de calcio en la célula y el movimiento de DDX3X en el núcleo de la célula”, ha comentado Pau Doñate, investigador posdoctoral en el Laboratorio de Fisiología Molecular y autor principal del trabajo.

El estudio plantea además que la inhibición del canal TRPV4 mediante fármacos o a través de técnicas genéticas disminuye la infección por los virus de la hepatitis C, el dengue o el zika, como ha explicado el líder de la investigación, que considera que este hallazgo abre la puerta a nuevas líneas de trabajo que indaguen en las posibilidades terapéuticas para abordar estas infecciones, responsables de epidemias y muertes en todo el mundo.