Precisamente, el análisis de sangre en el que trabajan los investigadores de la Physiological Society, pretende servir de ayuda a los profesionales para diferenciar estas 2 patologías. Según ha explicado a Medline Plus la doctora Handan Gunduz-Bruce, coautora del estudio, se trata del primer marcador fisiológico objetivo para 2 importantes trastornos psiquiátricos.

Una vez se desarrolle del todo una prueba clínica, permitirá la detección temprana de la esquizofrenia y su diferenciación de la depresión. Este análisis favorece un diagnóstico más temprano, más preciso y facilita la elección de los medicamentos más adecuados para los pacientes, ha detallado la coautora del estudio.

Según reconoce Scott Krakower, jefe de Psiquiatría en el Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks (Nueva York), diagnosticar depresión y esquizofrenia puede ser muy difícil, especialmente cuando comienzan en la adolescencia. Por este motivo, el psiquiatra considera que una prueba diagnóstica temprana podría ayudarles a diagnosticar con mayor rapidez estas enfermedades.

El estudio con animales ha demostrado que la liberación de una hormona, denominada arginina vasopresina, depende de un proceso celular conocido como señalización del receptor NMDA. Este es el receptor de glutamato de las células cerebrales, señalan los investigadores, y podría tener un rol en el desarrollo de la depresión.

Tal y como han comprobado, la señalización del receptor NMDA aumenta en las personas que sufren depresión y se reduce en las que tienen esquizofrenia. Para obtener estos resultados los autores del estudio administraron a los participantes una solución salina que activa la respuesta de la hormona arginina vasopresina. Posteriormente, realizaron un análisis de sangre y descubrieron que la liberación de esta hormona era diferente entre los que tenían depresión y los que padecían esquizofrenia.