Según informa Renal & Urology News, el estudio incluyó a 330 pacientes con CRPC de 11 hospitales italianos. De ellos, 281 habían recibido tratamiento previo con quimioterapia y 49 sin tratamiento previo. Se analizaron los niveles de PSA al inicio del tratamiento con abiraterona y cada 4 semanas.

Se consideró aumento de PSA un incremento de más del 1% seguido de una disminución dentro de las 8 primeras semanas. Dicho aumento se encontró en 20 pacientes del grupo de quimioterapia y 2 del otro grupo. El aumento medio de PSA respecto a la medición inicial fue del 21%.

De acuerdo con los investigadores, el aumento de PSA se da tanto en pacientes tratados con quimioterapia con anterioridad a la terapia con abiraterona como en varones no tratados con quimioterapia. Ese incremento no tiene impacto a largo plazo en los resultados, dicen los autores, para los que son necesarios más estudios.