Según recoge Infosalus, se trata de un parche electrónico de bajo coste pensado para un solo uso que se adhiere a la piel de la espalda o el antebrazo del deportista fácilmente gracias a su flexibilidad. Permite medir hasta 4 biomarcadores a través del sudor.

Para ello, los investigadores han creado una red de canales microfluídicos y depósitos de almacenamiento que solventa los problemas de otras herramientas disponibles para lidiar con el flujo de fluidos, su recogida, almacenamiento y análisis.

El dispositivo recoge el sudor a través de microcanales y lo dirige a 4 compartimentos circulares con reactivos químicos vinculados con el pH, la glucosa, el cloruro y el lactato. El dispositivo puede conectarse a un teléfono inteligente de forma inalámbrica a través de una aplicación que captura una foto y analiza la imagen cuando se acerca el smartphone.

Una vez analizada la foto, el software ofrece datos sobre las concentraciones de los biomarcadores citados, de manera que el deportista puede actuar sobre la marcha para realizar los ajustes necesarios, ya sea bebiendo agua, reponiendo electrolitos, etc.

El dispositivo se ha probado en 2 grupos de ciclistas, uno dentro de un gimnasio en condiciones controladas y otro de participantes en el Tour de Tucson. En el primer grupo, los científicos compararon los datos del dispositivo con los de un análisis convencional; los resultados eran similares. En el segundo grupo se probó con éxito. la durabilidad del parche.

https://youtu.be/THuuYpEgfeU