El diagnóstico de conmociones podría mejorarse gracias a un test sanguíneo desarrollado por investigadores del University of Rochester Medical Center. Este test fue aprobado por la FDA (Food and Drugs Administration) el pasado mes de febrero y posteriormente ha sido validado en un estudio más amplio publicado en The Lancet Neurology.  

Tal y como recoge EurekAlert, este test permitirá a los médicos determinar si una persona que ha sufrido un golpe en la cabeza tiene un traumatismo como una hemorragia cerebral o un hematoma. El método que utilizaban los médicos hasta ahora en el diagnóstico de conmociones se ha basado en marcadores subjetivos (síntomas como dolores de cabeza, náuseas o sensibilidad a la luz).

Según los investigadores, en el caso de deportistas, estos marcadores no siempre son fiables puesto que los atletas pueden ocultarlos para seguir compitiendo. Este test proporciona un indicador objetivo de lesión que puede obtenerse de forma sencilla y rápida en los servicios de urgencias, recoge EurekAlert.

El test sanguíneo aprobado en febrero por la FDA se denomina Banyan Brain Trauma Indicator®. Esta prueba, destaca la investigación, ayuda en la evaluación de pacientes con sospecha de lesión cerebral traumática o conmoción cerebral. La autorización de este test sanguíneo se produjo después de llevar a cabo un ensayo que incluyó a cerca de 2.000 personas que se presentaron con un traumatismo craneal en 22 departamentos de emergencia en los EE. UU. y Europa.

Este estudio revela que muchos pacientes no acuden a los servicios de urgencias cuando sufren un traumatismo cerebral porque creen que no se realiza un diagnóstico adecuado. “Los resultados de este estudio”, ha explicado el autor principal, Jeffrey J. Bazarian, “nos muestran que ahora disponemos de una prueba de sangre para identificar biomarcadores cerebrales”.

Este test, explica EurekAlert, es capaz de identificar 2 proteínas cerebrales que están presentes en la sangre después de un golpe en la cabeza. Si la prueba resultara negativa quiere decir que las proteínas no están presentes y es muy improbable que haya una lesión intracraneal traumática. En esta situación puede evitarse la realización de una tomografía computarizada de la cabeza. Si fuera positiva, puede haber una lesión cerebral y tendrá que realizarse una tomografía computarizada.