Según ha informado el Gobierno aragonés, un grupo multidisciplinar elaboró un plan de necesidades para que el Hospital Lozano Blesa cumpliera con la normativa. Este se centraba en 3 líneas básicas:

  1. Reducir al máximo la exposición en las zonas donde se trabaja con formol (quirófanos, consultas de Ginecología y Dermatología, endoscopias, broncoscopias y Atención Primaria).
  2. Valorar la sustitución del formaldehido en los procedimientos de trabajo donde sea técnicamente posible.
  3. Definir estándares estructurales sobre equipamiento y procedimientos de trabajo en el servicio de Anatomía Patológica del centro garantizar la seguridad de los trabajadores.

Para minimizar el impacto sobre el bloque quirúrgico, se cambió el sistema de recogida y envío de muestras de los envases tradicionales a un sistema de envasado al vacío y transporte en nevera hasta el servicio citado, que es donde se procesan todas las muestras recogidas.

El “punto crítico” del Hospital Lozano Blesa se encontraba en la sala de tallaje-macroscopía, donde se han acometido obras que han convertido la sala en un espacio de ambiente controlado y presión negativa, que recoge todos los residuos tóxicos ambientales a 3 alturas (techo, mesas de tallaje y suelo) para permitir a los profesionales trabajar sin mascarilla.

Asimismo, se han instalado armarios para las muestras biológicas adaptados a la normativa europea. También se ha instalado en las propias mesas un sistema de dispensación y eliminación de formol y un nuevo armario-torno para introducir las muestras desde la zona de recepción a la sala de tallaje. En siguiente paso es la introducción de envases precargados para la recogida de muestras sin exposición para el trabajador en el resto del hospital y en los centros de Atención Primaria.

El Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Lozano Blesa de Zaragoza cuenta con una treintena de trabajadores; al año recibe unas 25.000 biopsias y realizado un millar de estudios intraoperatorios. La actualización de las instalaciones supone un beneficio para el paciente, ya que se incrementa la reactividad del tejido a las pruebas de inmunohistoquimica y patología molecular.