Tras analizar 2 casos de carcinoma análogo secretor de mama o MASC (mammary analogue secretory carcinoma), los servicios de Anatomía Patológica y Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario 12 de Octubre han concluido que, debido a su comportamiento como una neoplasia maligna de bajo grado, el tratamiento de esta enfermedad de glándula salivar debe ser quirúrgico y con márgenes de seguridad a la lesión.

Tal como recoge la Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, el MASC presenta importantes similitudes histológicas e inmunohistoquímicas con el carcinoma secretor de mama y se caracteriza por ser positivo a vimentina y a la proteína S-100. Hasta su descripción en 2010, era clasificado como carcinoma de células acinares por su solapamiento morfológico. Según informan los autores, la realización del presente estudio se debe a la falta de evidencia científica sobre el tratamiento del MASC.

El autor principal, Francisco Merino Domingo, y su equipo analizaron el caso de un paciente de 41 años con diagnóstico de MASC de glándula salivar menor en paladar duro y de una mujer de 56 con el mismo diagnóstico en la glándula submaxilar. “La alteración genética asociada al MASC es la presencia de la translocación t (12;15) (p13; q25) en el oncogén ETV6-NTRK3, lo que lo convierte en un marcador prácticamente patognomónico de este tumor”, especifica Domingo.

Respecto al tratamiento, “existe consenso sobre emplear la cirugía para la lesión primaria, pero no respecto a la disección cervical”, explican. En los pacientes del caso se practicó una resección quirúrgica con márgenes de la lesión. El paciente que presentaba bordes libres permaneció bajo control clínico, mientras el otro, con un borde cercano a la lesión, se sometió a tratamiento adyuvante con radioterapia. “El comportamiento del MASC suele ser de neoplasia maligna de bajo grado, pero en algunos casos puede ser agresivo”; por tanto, concluyen, “el MASC precisa un diagnóstico correcto previo a la elección de su tratamiento”.