El grupo de investigación en sarcomas del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) ha logrado establecer una correlación entre la fosforilación de EphA2 y la agresividad de los tumores en sarcoma de Ewing. “Hemos demostrado que la falta de receptor EphA2 disminuye muy significativamente la incidencia y el número de metástasis”, asegura el doctor Óscar Martínez-Tirado, director del grupo. El siguiente paso, según informa IDIBELL, será desarrollar una molécula con doble efecto: bloquear EphA2 en células tumorales y administrar otras terapias de forma dirigida.

En investigaciones previas, el grupo ya había relacionado la caveolina 1 (CAV1) con la aparición de resistencia al tratamiento y metástasis del sarcoma de Edwing, el segundo cáncer de hueso más frecuente entre niños y adolescentes. Puesto que la de esta proteína en la célula dificultaba su uso como diana terapéutica, los científicos trataron de encontrar un cofactor igual de relevante pero más accesible. “El receptor de membrana EphA2, descrito en anteriores trabajos, cumplía esas condiciones”, resume Martínez-Tirado, cuya investigación publica el International Journal of Cancer.

Además de demostrar el vínculo entre el receptor EphA2 y CAV1, el equipo estableció una conexión entre la fosforilación de EphA2 y la agresividad de los tumores en sarcoma de Ewing. “En estudios in vitro e in vivo, observamos que este receptor de membrana es una pieza fundamental en la migración de las células tumorales”, dice. En los in vivo, Martínez-Tirado y su equipo usaron 2 modelos; uno artificial de metástasis para valorar la capacidad de las células para adherirse al epitelio pulmonar en condiciones adversas, y otro ortotópico para inducir una metástasis espontánea similar a la clínica.

Gracias a la colaboración con el Hospital Virgen del Rocío y la financiación casi total de la Fundación Alba Pérez, los autores pudieron constatar que hasta el 90% de los pacientes de sarcoma de Ewing expresan el receptor EphA2 mimetizando la CAV1. “El trabajo con muestras de pacientes también nos ha permitido correlacionar la actividad independiente del ligando del receptor EphA2, asociada a su fosforilación, con una peor supervivencia”, explica el científico que ahora se plantea continuar trabajando, mediante técnicas de nanoingeniería, en el desarrollo de fármacos capaces de bloquear la actividad del receptor.