La investigación subraya que la hiperplasia estromal seudoangiomatosa puede presentarse como un hallazgo incidental en el estudio histológico, tras una cirugía por patología benigna o maligna, o como una tumoración mamaria indolora, que simule una fibroadenoma. Los médicos también indican que la enfermedad puede manifestarse como una gigantomastia o deformidad que se hace más evidente al tener en cuenta la mama contralateral.

Los médicos explican en el estudio que utilizaron una biopsia percutánea guiada por ecografía para diagnosticar la enfermedad, ya que esta prueba “permite detectar la naturaleza de la lesión con certeza y descartar patología maligna, como el angiosarcoma de bajo grado”, subrayan los expertos. El tratamiento es quirúrgico y abarca tanto la exéresis quirúrgica de la lesión como la mastectomía con reconstrucción protésica.

En el estudio se describe una serie de 3 casos con diferente presentación clínica y tratamiento. El primer caso fue un hallazgo radiológico e histopatológico relacionado con una deformidad y asimetría mamarias, mientras que los 2 últimos casos se manifestaron como una tumoración mamaria palpable, única e indolora. Como conclusión, los expertos señalan que, aunque se puede hacer un seguimiento a corto plazo, el tratamiento más aconsejable es la cirugía individualizada según cada caso. “Por su rareza, es necesaria la participación multidisciplinar de radiólogos, cirujanos y patólogos”.