El trabajo señala que la hipertrofia del proceso coronoideo es una entidad poco frecuente, pero debe tenerse presente en el momento de examinar pacientes con alteraciones de la dinámica mandibular y restricción de la apertura bucal. Durante la investigación se han evaluado 5 pacientes que presentaban disminución de la apertura bucal progresiva e indolora (3 varones y 2 mujeres), con una edad promedio de 30 años (intervalo entre 21 y 43 años).

Ninguno de los pacientes refería antecedentes de trauma facial o patología asociada. Todos ellos fueron sometidos a un estudio por imagen: radiografía panorámica de maxilar inferior, TAC con cortes axiales, coronales y reconstrucciones tridimensionales, para comprobar la presencia de hipertrofia bilateral del proceso coronoideo.

La cirugía se practicó bajo anestesia general administrada a través de una intubación nasotraqueal. Los expertos consideran importante destacar que todos los pacientes fueron intubados bajo asistencia del nasofibroscopio, debido a la dificultad que la apertura bucal suponía para la intubación. La vía de abordaje elegida fue la endobucal, que se realizó con una coronoidectomía bilateral con una sierra eléctrica de Stryker y escoplos curvos, bajo guía endoscópica en 3 de los casos y bajo visión directa en 2.

El material resecado fue sometido a un estudio anatomopatológico que reveló tejido óseo cortical escleroso. La evolución postoperatoria fue óptima en los 5 pacientes. Iniciaron la rehabilitación de forma inmediata bajo supervisión del Servicio de Odontología. El tratamiento instituido consistió en ejercicios manuales diarios, 2 veces al día, forzando la apertura bucal de forma bidigital entre el pulgar y el dedo índice a modo de palanca hasta notar dolor.

30 días después de la cirugía, se utilizaron fórceps del mismo tipo que los que se emplean para el tratamiento del trismus, y se indico al paciente que forzara la apertura bucal hasta notar dolor 15 minutos cada noche durante un período de 90 días, como parte del tratamiento. El Servicio de Odontología proporciona los fórceps a los pacientes y están cubiertos con protectores siliconados. Los pacientes fueron controlados cada 15 días por los Servicios de Maxilofacial y Odontología.