Según informa la agencia EFE, en la actualidad varios fabricantes ofrecen escáneres para la digitalización de muestras biológicas, cada uno de los cuales ofrece su propio programa.

Esto impide que las imágenes generadas se puedan compartir con facilidad entre patólogos de centros diferentes, explica García-Rojo, quien destaca también la incapacidad de los servidores de los hospitales para asimilar el tamaño de dichos archivos de imagen.

El objetivo de la herramienta libre es “estandarizar y armonizar los formatos para generar imágenes de las muestras usando una norma internacional llamada Dicom (imagen digital y comunicación en medicina), que ya se utiliza en radiología”.

La digitalización de muestras de anatomía patológica permite usar herramientas de interpretación y facilita la segunda opinión y la teleconsulta. De la misma forma, da la opción de incluir las imágenes en la historia clínica de cada paciente, de cara a ponerlas a disposición de cualquier especialista que necesite consultarlas.

Asimismo, en algunas aplicaciones concretas, como el estudio del párkinson, el alzhéimer o el cáncer prostático en fases iniciales, se está valorando el posible papel que podría jugar la reconstrucción tridimensional de imágenes microscópicas a partir de digitalización de muestras biológicas.