Según ha informado la universidad, en los últimos años se ha confirmado la heterogeneidad celular dentro de un tejido tumoral, por lo que ya sea para investigación o para diagnóstico, es necesario analizar de forma individualizada cada uno de los tipos celulares existentes en un tejido, como pueden ser las células madre tumorales o la presencia de múltiples clones en un tejido.

El análisis convencional, mediante microscopios de fluorescencia, proporciona una gran cantidad de información de estos tipos celulares. Sin embargo, el desarrollo de las últimas tecnologías genómicas y proteómicas hacen imprescindible el disponer de cada uno de esos tipos celulares purificados para permitir su análisis molecular y realizar estudios como los mencionados anteriormente o también la transcriptómica, que se encargan del conjunto de ácidos ribonucleicos (RNA) presentes en una célula.

De esta forma, se pueden identificar cuáles son las diferencias que se presentan respecto al resto de estirpes celulares, con el objetivo último de identificar nuevas dianas moleculares, detectar mutaciones concretas u obtener mRNA en diferentes subpoblaciones celulares de tejidos complejos. Mediante estos análisis, se podría identificar las rutas celulares alteradas y así estudiar el origen de la enfermedad y, en definitiva, los posibles tratamientos. 

Esta misma aproximación es necesaria cuando se estudian los casos de recidiva de un tumor previo. Así, se pueden estudiar las células resistentes al tratamiento y analizar directamente en ellas las rutas de resistencia a fármacos, para identificar qué mecanismos moleculares (nuevas mutaciones o modificaciones epigenéticas, entre otros) las hacen resistentes y poder identificar así nuevos fármacos.

Avances en tejidos sólidos

En el caso de los tejidos líquidos, los equipos de separación celular basados en citometría de flujo multiparamétrica han sido fundamentales tanto para los estudios antes referidos como en la enfermedad mínima residual o las células madre circulantes, entre otras. No obstante, para los tejidos sólidos complejos el equipo de referencia para la obtención de poblaciones celulares puras es el microdisector láser guiado por microscopía, ya sea óptica o de fluorescencia.

El equipo adquirido es un microdisector láser para la selección y recuperación de células específicas a partir de una preparación microscópica. Las células de interés se pueden identificar tanto con tinción hematoxilina/eosina como con marcadores específicos, mediante inmunohistoquímica o inmunofluorescencia. El equipo se completa con un láser pulsante de estado sólido de 355 nm para su resección y colecta.

El láser pulsante está acoplado al puerto trasero del microscopio para facilitar la microdisección de muestras biológicas. Debido al uso combinado del microscopio y del láser, es posible aislar el área de interés de la muestra con gran precisión, alta pureza y sin contacto directo, y luego depositar los fragmentos de interés en los depósitos de recogida del sistema para su uso en posteriores análisis.

El sistema tiene una elevada flexibilidad para adaptarse a múltiples necesidades en función del tipo de muestra (tamaño, tejido, orgánulos subcelulares…) y los objetivos perseguidos (célula individual, células fijadas, células vivas…).