Según explican los autores, el desarrollo y perfeccionamiento de la ecografía a partir de los años 70 del sigo pasado supuso un gran avance en el ámbito de la PAAF, ya que hizo posible localizar lesiones no palpables y minimizar complicaciones.

El uso de PAAF ecoguiada trajo como consecuencia el desplazamiento, por motivos logísticos, de los servicios de Anatomía Patológica a los servicios de Radiología. Para los investigadores, el alejamiento del patólogo trajo consigo “numerosos inconvenientes”.

Con la finalidad de recuperar el territorio perdido y optimizar el procedimiento se inició una experiencia pionera en el Servicio de Anatomía Patológica del HUCA con la PAAF ecoguiada realizada por citopatólogo. Para evaluar el programa, se cuantificaron todas las PAAF realizadas desde el 1 de julio de 2015 hasta el 30 de junio de 2016. Se procedió a clasificarlas en función de quién las realizó.

Casi la mitad de las PAAF fueron realizadas por citopatólogo (923). Las PAAF ecoguiadas realizadas por patólogo superaron en rendimiento diagnóstico a las PAAF no realizadas por patólogo. En todas las localizaciones anatómicas comprables, la PAAF ecoguiada realizada por patólogo tuvo un menor porcentaje de muestras insuficientes (4,33%) en comparación con la PAAF no realizada por patólogo (12,05%).

Con estos resultados, los investigadores concluyen que el citopatólogo adecuadamente adiestrado es capaz de realizar PAAF ecoguiada con excelentes resultados. De hecho, los buenos resultados obtenidos han traído como consecuencia el aumento progresivo del número de PAAF solicitadas para llevar a cabo en el Servicio de Anatomía Patológica del HUCA.