Un sistema de emparejamiento de informes de Radiología y Anatomía Patológica puede “proporcionar oportunidades potenciales de aprendizaje y mejorar la precisión del diagnóstico”, según un estudio de la Universidad de Nueva York. William Moore, autor principal del texto que publica Academic Radiology, considera que “una retroalimentación precisa y oportuna, como la que proporcionan los informes emparejados, es un elemento crucial en el desarrollo de la experiencia clínica”.

Sin embargo, “sin contar las imágenes mamarias, la correlación rigurosa entre la Radiología y la Patología se realiza al azar”, lamenta el experto. “Muchas veces el radiólogo tiene que buscar activamente los resultados patológicos a través de registros o discusiones los médicos”. Para probar la precisión de los sistemas de informes emparejados, los investigadores utilizaron un módulo automatizado que en el que un equipo de radiólogos podía interpretar los resultados de ambos especialistas.

Según informan los autores, la correlación entre los 9.000 informes emparejados fue del 88%. El porcentaje ascendía a más del 96% en mamografías, tomografías por emisión de positrones (PET), resonancias magnéticas (MRI) y tomografías computarizadas; mientras los estudios de ultrasonido y las imágenes de medicina nuclear no PET, solo alcanzaban una correlación del 80%.

El 89% de los médicos afirmó que el sistema automatizado de informes emparejados era fácil o muy fácil de usar, mientras el 78% se declaró satisfecho o muy satisfecho con la forma en que se presentan las imágenes y la información clínica en las notificaciones de Radiología y Anatomía Patológica. Por tanto, concluyen, “el sistema de informes emparejados brinda una oportunidad excelente para agilizar y cerrar el ciclo de retroalimentación entre patólogos y radiólogos”.