Para llevar a cabo la investigación, profesionales de las 5 provincias recogieron los datos del Registro de Glomerulonefritis de Castilla-La Mancha (GLOMANCHA) de las 6 enfermedades biopsiadas más prevalentes durante los 14 años, evaluando la situación vital y renal de los pacientes al final del periodo y analizando los factores asociados a esa situación.

En total, se estudiaron 941 biopsias; más de la mitad correspondían a varones de 48 años de media. La enfermedad más frecuente fue la nefropatía lúpica, seguida de la glomeruloesclerosis focal y segmentaria. La primera tuvo el pronóstico renal más positivo, frente a las glomerulonefritis rápidamente progresivas de tipo 3, que tuvieron el peor pronóstico renal y vital.

Los investigadores reconocen las limitaciones del estudio, relacionadas, por ejemplo, con la escasez de datos sobre los pacientes. Pese a ello, concluyen que el análisis de GLOMANCHA demuestra que el mal pronóstico de las glomerulonefritis rápidamente progresivas de tipo 3, a diferencia de la nefropatía por cambios mínimos y lúpica. Asimismo, afirman que la función renal es un predictor independiente de supervivencia renal y de mortalidad en la población.