La Revista Española de Patología recoge en su último número los resultados del estudio realizado para probar la eficacia de su propuesta.  Durante 3 cursos académicos (entre 2013 y 2016), cerca de 200 estudiantes utilizaron en sus prácticas de PAAF maniquíes de las regiones facial/cervical y de torso, revestidos por silicona, simulando piel, y con áreas tumorales; permiten realizar la punción completa, incluyendo palpación, punción, aspiración, obtención de material y extensión sobre portaobjetos.

La práctica consistía en realizar la prueba diagnóstica individualmente sobre contexto clínico, con ulterior correlación citológica. La tasa de acierto en la primera punción fue del 97,2% entre los 178 estudiantes de Medicina de la Universidad de Murcia. Por su parte, los estudiantes procedentes de otros centros (13) destacaron el gran valor del método en una encuesta anónima.

Después de analizar la experiencia, los investigadores consideran que las prácticas de PAAF “mejoran la formación del estudiante y proporcionan un mayor conocimiento y una mejor consideración” de la especialidad. Por ello, apuestan por implementarlas e incorporarlas a los formatos evaluativos tipo examen clínico objetivo estructurado (ECOE), desarrollando un método estandarizado en los distintos centros universitarios; algo que, de momento, no existe.