Los resultados arrojados por el estudio señalan que, al usar el ultrasonido a una potencia del 100% y durante más de 15 segundos próximos a la piel, se desarrollan áreas de epidermólisis (quemaduras de segundo grado), mientras que se observan rangos de seguridad, sin cambios histológicos, con el uso al 70% y 60 segundos en contacto directo con la dermis. Los científicos señalan que la investigación se ha basado en el desarrollo de un estudio experimental sobre 15 piezas de dermolipectomía.

Para esto, se ha empleando potencias de ultrasonido del 70% y del 100%, y las áreas predeterminadas han sido sometidas a 15, 30, 45 y 60 segundos de acción sobre la dermis. Posteriormente, se han estudiado estos resultados para la histopatología. Los autores argumentan que el concepto de marcación abdominal o “six packs”, como se le suele llamar, ha incrementado su demanda entre los pacientes que consultan por remodelación corporal.

El uso en liposucción del ultrasonido quirúrgico de tercera generación permite mejorar los resultados y lograr mayor definición de las zonas tratadas. Sin embargo, no está exento de complicaciones como quemaduras cutáneas. Los médicos argentinos se plantean con este trabajo demostrar la potencia y el tiempo de contacto cutáneo perjudicial para la piel, con la intención de que los cirujanos plásticos lo tengan en cuenta a la hora de practicar estas intervenciones.