51 personas han sido reconocidas hasta ahora como víctimas de este medicamento en Andalucía. Estos reconocimientos se han realizado tras la solicitud de las personas afectadas y según la evaluación clínica realizada por las unidades médicas de la Inspección de Servicios Sanitarios de Andalucía, a partir de un protocolo elaborado con la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía.

Aquilino Alonso ha destacado que esta inscripción permitirá “garantizar un mejor seguimiento individual, según las necesidades y particularidades de cada una de las personas afectadas”, a la vez que supone un reconocimiento oficial de cara a posibles acciones ante los tribunales. En este sentido, el consejero se ha referido al hecho de que las indemnizaciones exigidas hasta el momento han sido denegadas debido a que se ha considerado que los hechos han prescrito.

“Aun así, se puede buscar otros caminos para llevar a cabo acciones legales, como ha ocurrido en otros países y como se ha reconocido en las propias sentencias, que han establecido daños tardíos no prescritos”, señala el Alonso, quien también ha querido agradecer la colaboración e implicación de AVITE, la asociación de víctimas de la talidomida en España. Por su parte, la titular de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha recalcado la importancia del registro con el que “se hace justicia con un colectivo que ha recibido muchos reveses”.

Sánchez Rubio ha señalado el empeño de la Junta para lograr que los baremos de discapacidad se ajustasen a las necesidades de las personas afectadas. En Andalucía hay 19 personas reconocidas por los Centros de Valoración y Orientación de Andalucía con un grado de discapacidad igual o superior al 33% y diagnosticadas de Síndrome Malformativo Congénito por Talidomida y Síndrome Malformativo Congénito Coincidente Talidomida.