Ahora los investigadores del Wake Forest Baptist Medical Center han comprobado que el analgésico no adictivo BU08028 es eficaz en modelos animales para tratar el dolor. La investigación se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences y sus responsables señalan que “este compuesto tiene cero potencial de abuso y alivia el dolor de una forma segura y eficaz”.

“Este descubrimiento constituye un importante progreso en la industria medicinal de los opioides y esperamos que en un futuro se traduzca en un analgésico no adictivo y seguro para tratar el dolor”, ha explicado Mei-Chuan Ko, profesor de Psicología y Farmacología en el Wake Forest Baptist Medical Center y autor principal del estudio.

El dolor es un síntoma de numerosos trastornos clínicos y afecta a millones de personas en todo el mundo, apuntan los investigadores. Pese a los notables avances que se han realizado en relación a la identificación de nuevas dianas como analgésicos potenciales en los últimos 10 años, estos generan una alta adicción y tienen una elevada tasa de mortalidad por parada respiratoria.

El estudio se realizó en 12 primates no humanos a los que se sometió a una terapia combinada de péptidos opioides mu y nociceptina-péptido orfanina FQ. Los científicos analizaron los factores de comportamiento, psicológicos y farmacológicos, y demostraron que BU08028 bloqueaba el dolor sin provocar efectos secundarios.

Asimismo, la investigación demostró que el dolor desaparecía transcurridas 30 horas y que administrar una segunda dosis no causaba dependencia.