Según ha informado la sociedad, el estudio revela que los pacientes sin características de alto riesgo (como hipotensión o déficit de pulso o neurológico) o con múltiples características de bajo riesgo (antecedentes de cardiopatía isquémica y diabetes) tienen bajo riesgo de sufrir una disección aórtica aguda.

Sin embargo, los pacientes con una o más características clínicas de alto riesgo tienen un alto riesgo de padecer disección aórtica aguda, de acuerdo con el trabajo, según el cual los antecedentes de enfermedad cardiaca isquémica disminuyen la probabilidad de disección aórtica aguda.

Los resultados del estudio -cuyo autor principal Robert Ohle del Department of Emergency Medicine del Ottawa Hospital Research Institute- apoyan la necesidad de recoger datos de forma prospectiva para abordar la reproducibilidad de las características subjetivas y la precisión del dímero D en una población de bajo riesgo.

Para Lane McNeil Smith, del Lexington Emergency Medicine, el estudio es un paso en la dirección correcta y sus autores están en una buena posición para encontrar el equilibrio entre una mayor precisión y un coste mayor. “Han hecho un gran trabajo al decirnos cómo se presenta la disección aórtica aguda en los servicios de urgencias”, apunta.