Tal y como recoge Newscientist, este proyecto de ley denominado Comprehensive Addiction and Recovery Act capacitará al gobierno federal a poner en marcha iniciativas dirigidas a solventar este problema. Estas medidas pueden incluir desde programas de prevención hasta sistemas de control e investigación de la distribución ilegal de opioides y la formación de los trabajadores de urgencias para ayudarles a frenar los casos de sobredosis.

En los últimos años, la adicción a los opioides ha alcanzado cotas epidémicas y ha provocado cerca de 20.000 muertes en EE. UU. como resultado de los casos de sobredosis por consumo de estos fármacos, ha señalado el Instituto Nacional de Salud. Caleb Alexander, del Johns Hopkins University de Baltimore, ha destacado que “este problema está tomando una dimensión devastadora, no solo en las personas que sufren adicción sino en sus familias y amigos”.

Alexander ha subrayado que son necesarias tanto las medidas de prevención como las de contrl del tratamiento con opioides.  Por ello, considera importante que los médicos prescriban menos opioides a la vez que se promueven programas para tratar a los adictos. Andrew Kolodny de Phoenix House Foundation ha remarcado que, si no impulsan acciones en ambos sentidos, “nunca pararemos la epidemia, únicamente crearemos más y más adictos”.

El proyecto de ley salió adelante en la Cámara de Representantes con 405 votos a favor y 5 en contra. Está previsto que pase en los próximos días al Senado para posteriormente ser aprobada por el Ejecutivo de Barack Obama.