El fentanilo es un opioide sintético utilizado habitualmente para tratar el dolor producido por un cáncer. Se trata de una alternativa a los opioides tradicionales cuando estos no resultan efectivos. El fentanilo se ha convertido en una de las drogas de diseño con mayor distribución en el mercado negro en los Estados Unidos (EE. UU), según ha destacado la U.S. Drug Enforcement Administration a MedicalXpress.

“Tratamos de mantenernos al día, pero resulta complicado porque cada día aparecen nuevas sustancias. Hemos identificado cerca de 400 nuevas sustancias psicoactivas en los últimos 4 o 5 años”, ha subrayado Chuck Rosenberg, director de la U.S. Drug Enforcement Administration. El opioide sintético U-47700 ha causado al menos 50 muertes en todo el país, pero es una sustancia tan novedosa que aún no se ha desarrollado una política para controlarla.

El principal peligro de los opioides sintéticos es que su potencia es mucho mayor que la de los opioides tradicionales. El fentanilo es entre 25 y 40 veces más potente que la heroína y hasta 50 y 100 veces más potente que la morfina. “Este opioide sintético es tan peligroso que hemos tenido que advertir a nuestros agentes de que tocarlo o inhalarlo puede provocar la muerte”, ha reconocido Rosenberg.

Varios estados en EE. UU. han informado de un incremento de los fallecimientos a causa de una sobredosis de fentanilo. Las muertes causadas por el abuso de fentanilo en Ohio pasaron de las 92 registradas en 2013 a las 514 que se produjeron en 2014. En Maryland las muertes por esta causa han pasado de 58 en 2013 a 185 en 2014.