Los investigadores plantearon la hipótesis de que la terapia de reemplazo de testosterona podía reducir la necesidad de opioides en pacientes tratados de dolor crónico, cuya calidad de vida se ve afectada por las alteraciones endocrinas derivadas de dicho tratamiento.

Para realizar el estudio, se seleccionaron 27 pacientes con hipogonadismo inducido por opioides del centro de dolor de referencia. Se dividió a los varones en 2 grupos; uno recibió terapia de reemplazo de testosterona (11 pacientes) y el otro constituyó el grupo de control.

Los niveles medios de testosterona fueron significativamente mayores después de la terapia sustitutiva. Asimismo, la mediana de seguimiento del dolor de acuerdo con la escala numérica de clasificación fue de 0 para el grupo tratado con testosterona y 2 para el grupo de control.

De acuerdo con los resultados, los investigadores concluyen que el tratamiento con terapia sustitutiva de testosterona del hipogonadismo inducido con opioides reduce la necesidad de estos analgésicos en hombres con dolor crónico.