Ante esta ansiedad dental, los especialistas responden con técnicas de sedación para que los pacientes se sientan más cómodos. El experto y coautor del estudio, Madhavi Setty, comenzó la investigación con la intención de comprender las razones que llevan a los dentistas y cirugjanos maxilofaciales a utiliza sedantes moderados en sus intervenciones.

La sedación moderada permite al paciente con ansiedad dental mantenerse consciente al suprimir las respuestas del cerebro al dolor y al estrés. Los especialistas informan que utilizan la sedación moderada en conjunción con anestesia local, con el fin de controlar la ansiedad y el dolor.

Los resultados provienen de un estudio retrospectivo 84 pacientes con ansiedad dental que recibieron sedación moderada durante intervenciones como la endodoncia, la periodoncia y la cirugía oral entre 2010 y 2012. El estudio también analizó la edad, el sexo y las condiciones médicas existentes de cada paciente, como la presión arterial alta, los problemas cardíacos o la diabetes, que requieren consideración durante los tratamientos.

Los pacientes tenían entre 8 y 88 años y una edad media de 45 años. La mayoría (63%) eran mujeres. Los investigadores encontraron que la sedación moderada se utilizó principalmente, para calmar la ansiedad dental en más de la mitad de los pacientes (54%), para paliar el miedo a las agujas (15%), resolver anestesias locales fracasadas (15%) y evitar el severo reflejo gag y claustrofobia de la presa de goma Ambos (8%).