El estudio ha comparado el uso de ambos tipos de jeringas para averiguar la vulnerabilidad de cada uno de los modelos y evaluar el impacto de la jeringa precargada en la seguridad y eficacia en el procedimiento de distribución de la anestesia. La primera parte de la investigación se dirigió a estudiar la complejidad del procedimiento a partir de factores humanos y a identificar la vulnerabilidad del mismo.

Los investigadores evaluaron tanto el uso exclusivo de la jeringa precargada como de la jeringa de carga manual durante cirugías generales. Los resultados indican que la jeringa precargada es superior a la de carga manual en cuanto a que simplifica el trabajo y reduce los riesgos asociados a este procedimiento.

Empleando la jeringa precargada se registraron 8 episodios de vulnerabilidad frente a los 21 que se obtuvieron al usar la jeringa de carga manual. Un ejemplo de episodio de vulnerabilidad provocado por el uso de la jeringa de carga manual es que la medicación tuvo que ser preparada a la vez que se completaban otros procedimientos.