Para alcanzar estos resultados, los investigadores llevaron a cabo un estudio observacional prospectivo no aleatorizado entre 142 hombres a los que se les iba a realizar una cistoscopia flexible. Los participantes fueron distribuidos en 2 grupos en función del uso o no de anestésico local intrauretral. El grupo 1 incluyó a 70 hombres a los que se administró lidocaína al 2%, mientras que el grupo 2 incluyó a 72 hombres sin anestésico intrauretral.

La edad media de los participantes en el estudio se situó entre los 64,7 y los 66,7 años. Los resultados mostraron que la intensidad del dolor total y actual en el cuestionario del dolor fue de 1,81±0,87 y 1,66±1,65, respectivamente, en el grupo que había recibido la lidocaína. En el grupo al que no se le había administrado el anestésico local, la intensidad del dolor total y actual fue de 1,72±0,72 y 1,21±1,45, respectivamente.

La conclusión del estudio es que el uso del anestésico local como lubricante previo a la realización de la cistoscopia flexible no parece disminuir el dolor, por lo que los autores del estudio consideran que no está indicado como rutina en esta técnica diagnóstica.