La incidencia del temblor postanestésico o escalofrío postoperatorio varía entre 6 y 66% según diversas revisiones científicas. El género y el tiempo de la cirugía son dos factores determinantes para que aparezca. El estudio se ha llevado a cabo entre 160 pacientes sometidos a una anestesia general mayor durante una hora.

Los pacientes fueron distribuidos aleatoriamente en cuatro grupos. El grupo A (33 pacientes) recibió dexmedetomidina 1mg/kg; al grupo B (38 pacientes) se le suministró meperidina en una dosis de 0,4mg/kg; el grupo C (40 pacientes) recibió ketamina 0,5mg/kg y al grupo D (45 pacientes) se le administró una solución salina 0,9% 20 minutos antes de la sutura de piel.

Los resultados de la investigación apuntan que el grupo de placebo fue el que registró una mayor incidencia para cualquier grado de escalofrío. Asimismo, destacan que la meperidina en dosis única de 0,4mg/kg es útil para prevenir los episodios de escalofrío postoperatorio.