La falta de células de Merkel, un tipo de neuronas sensoriales, están relacionadas con el picor, según un estudio, publicado en la revista Science, en ratones llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Washington University en San Luis (Estados Unidos). El picor es un síntoma muy desagradable de la piel que sufren algunas personas por diversas causas, entre ellas, un simple contacto con la piel o algún tipo de tejido.

“El picor causado por el tacto es más común conforme se envejece y es especialmente problemático para la gente con la piel seca o para aquellos que ya han sufrido picor crónico”, explica Hongzhen Hu, profesor de anestesiología en la WUSTL.

Menos células, menos picor

Los investigadores han detectado que la cantidad de células de Merkel, los receptores del tacto en la piel, disminuían a medida que los ratones se hacían mayores. Además, detectaron menos receptores en los animales que tenían la piel seca. Aquellos ratones que tenían menos células de Merkel, sentían más picor si se los tocaba con nailon para analizar las respuestas.

Según explicó Hu, a medida que el número de células de Merkel se reduce, los picores asociados al tacto incrementan. También aseguró que no estaba muy claro lo que hacían estas células, pero sí dijo que este descubrimiento ayudaría a controlar la respuesta al picor. “Cuando se carece de esas células, su capacidad para reprimir el picor también se pierde”, concluyó.

En pruebas posteriores, los científicos usaron ratones modificados genéticamente a los que podían activar las células de Merkel con un componente químico. Cuando los ratones se exponían a este componente, eran menos propensos a rascarse, aunque se les rozara con un hilo de nailon.

Los investigadores han localizado un nuevo objetivo terapéutico en la proteína Piezo2, una proteína que controlaba el picor en los experimentos con ratones. También analizaron muestras de piel en las personas con picor relacionados con el tacto, y concluyeron que, si las biopsias identificaban pocas células de Merkel, se podía confirmar que su activación aliviaba el picor.

El picor, una sensación muy molesta para la que no hay medicamentos concretos, es más acusado a medida que aumenta la edad. En algunas ocasiones, puede llegar a ser intratable y no remitir ni usando hidrocortisona, según informan desde la agencia SINC. Este estudio siembra la esperanza para aliviar el picor si lograra controlarse la actividad de las células Merkel.