Las náuseas postoperatorias podrían reducirse gracias a un chicle en pacientes sometidas a una laparoscopia o una cirugía de mama, según concluye un estudio publicado en el BJA (British Journal of Anaesthesia). La investigación está dirigida por especialistas del Departamento de Anestesia del Royal Melbourne Hospital (Australia).

Este chicle puede ser una alternativa al fármaco ondansetrón empleado habitualmente para evitar las náuseas postoperatorias y los vómitos, afirma el estudio, ya que la respuesta que produce el chicle es similar a la obtenida a través de este medicamento. A través de este estudio piloto los autores han querido probar la viabilidad de un ensayo controlado aleatorio de mayor tamaño.

La investigación para comprobar la efectividad de este chicle en el control de las náuseas postoperatorias, se reclutó a 94 mujeres que habían sido sometidas a laparoscopia o cirugía de mama y a las que se administraba una dosis de 4 mg de ondansetrón. El chicle se administró a aquellas pacientes que experimentaron náuseas postoperatorias y vómitos en la unidad de cuidados intensivos postanestesia.

Uno de los parámetros que evaluaron los investigadores fue el control absoluto de las náuseas postoperatorias. Asimismo, se midió la estancia hospitalaria, el uso de un rescata antiemético y la respuesta al tratamiento antiemético. Los resultados mostraron que los vómitos y las náuseas postoperatorias se registraron en el 28% de los pacientes tratados con ondansetron, frente al 31% de los que fueron tratados con el chicle.

El control total de las náuseas postoperatorias se produjo en el 39% de los pacientes que recibieron ondansetron y en el 75% de los pacientes que tomaron el chicle, según subraya el estudio. En los resultados secundarios no hubo diferencias significativas entre los 2 grupos, añaden los autores.