Los pacientes fueron divididos en dos grupos. En el grupo 1, participaron pacientes a los que se realizó el bloqueo del nervio femoral con dosis de liposoma de bupivacaina de 67, 133 o 266 mg. En el segundo grupo los pacientes fueron asignados al azar para el bloqueo del nervio femoral con una dosis de 266mg de bupivacaina o con placebo.

Los resultados mostraron que, los pacientes del primer grupo, a los que se suministró una dosis de 266 mg de bupivacaina obtuvieron unos resultados de analgesia similares a los obtenidos por el grupo que recibió la dosis de 133mg. Por otro lado, el segundo grupo al que se suministró 266 mg del liposoma de bupivacaina requirió un menor uso total de opioides (76 vs 103 mg de morfina).

El 92% de los pacientes que recibieron el liposoma de bupivacaina requirieron una dosis de opiáceos por vía intravenosa para calmar el dolor. De igual forma, el 81% de pacientes que recibieron placebo necesitaron, a posteriori, una dosis intravenosa de opiáceos. Los investigadores concluyen que los efectos del liposoma de bupivacaina, sobre el control del dolor y la necesidad de opiáceos, son muy bajos.