Los antibióticos betalactámicos contra las pseudomonas podrían variar su efectividad en la sepsis dependiendo de si la infusión se realiza a corto o largo plazo. Una revisión sistemática, realiza por investigadores del Alfa Institute of Biomedical Sciences de Grecia y publicada en la revista The Lancet Infectious Diseases, compara la infusión intravenosa de dichos antibióticos a corto y largo plazo en pacientes con sepsis.

Para el estudio, se realizaron búsquedas independientes en PubMed, Scopus y Cochrane en los que se descartaron todas las investigaciones que no fueran ensayos controlados aleatorios. Los autores identificaron y seleccionaron 2.196 artículos en los que se incluyeron 22 estudios (1.876 pacientes) en el metanálisis. De acuerdo con la herramienta Grading of Recommendations Assessment, Development, and Evaluation (GRADE), la calidad de la evidencia de la mortalidad de los pacientes era alta.

Los investigadores analizaron la eficacia de los carbapenemas, las cefalosporinas y las penicilinas: los antibióticos betalactámicos más frecuentes. Para ello, incluyeron a pacientes con distintas edades y distintos estados de gravedad de la sepsis y de la función renal, los cuales fueron medidos a través del sistema de clasificación APACHE II (por sus siglas en inglés de Acute Physiology And Chronic Health Evaluation II).

Los investigadores observaron que una infusión de antibióticos betalactámicos prolongada (igual o superior a 3 horas) se asociaba con una menor mortalidad que la infusión a corto plazo (igual o inferior a 1 hora). No obstante, los científicos consideran que es necesario realizar una revisión en la que los pacientes sean equiparables en lo que al grado de infección por sepsis y función renal se refiere.

Los expertos explican que la sepsis por pseudomonas es una causa común de infección hospitalaria, especialmente, en aquellos pacientes críticos inmunocomprometidos o que tienen factores de riesgo asociados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió el año pasado en Ginebra para implementar un reglamento sanitario internacional que mejore la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la sepsis.