Los cristaloides balanceados reducen los eventos renales en pacientes en unidades de cuidados intensivos (UCI) respecto a la solución salina como líquido intravenoso. Es lo que sugiere un estudio de investigadores del Vanderbilt University Medical Center, en Estados Unidos. Los resultados los publica The New England Journal of Medicine.

Tal y como explican los autores, tanto los cristaloides balanceados como la solución salina se usan en la administración de líquidos intravenosos en adultos críticos; sin embargo, se desconocen cuál de las 2 alternativas ofrece mejores resultados críticos. El trabajo incluyó a 15.802 pacientes de 5 UCI.

El 14,3% de los que recibieron cristaloides balanceados (7.942 pacientes en total) tuvieron un evento renal adverso mayor, frente al 15,4% de los que recibieron solución salina (7.860 en total). La mortalidad hospitalaria a los 30 días fue de 10,3% en el grupo de cristalaoides balanceados y de 11,1% en el grupo salino.

Asimismo, la incidencia de nuevo tratamiento renal sustitutivo fue de 2,5 y 2,9% respectivamente en el grupo de cristaloides balanceados y en el salino. Por su parte, la incidencia de disfunción renal persistente fue de 6,4 y 6,6% en los que recibieron cristaloides y solución salina respectivamente.

A partir de estos datos, los investigadores concluyen que el uso de cristaloides balanceados para la administración de líquidos intravenosos en adultos críticos da lugar a una tasa más baja de muerte por cualquier causa, tratamientos renales sustitutivos nuevos o disfunción renal persistente.