Pese a que los profesionales disponen de “conocimientos, tecnología y recursos para una adecuada atención al dolor postoperatorio, la realidad es que todavía muchos pacientes lo sufren innecesariamente”, ha explicado José María Muñoz, director médico del Hospital Universitario La Paz.

El director médico de La Paz ha subrayado que la situación actual se caracteriza por la “desigualdad” entre los distintos hospitales, incluso del mismo nivel y de la misma comunidad autónoma. “Existen centros que disponen de unidades de tratamiento del dolor multidisciplinares donde se atienden todos los tipos de dolor, agudo y crónico”.

En otros, sin embargo, apenas disponen de alguna consulta donde se atiendan los casos más complejos, añade José María Muñoz. A este problema de organización se añade el desconocimiento sobre las medidas disponibles, ya que la utilización controlada de opiáceos, las bombas de analgesia o los catéteres epidurales “a menudo se retiran cuando el paciente sale de la unidad de reanimación”, asegura el doctor Muñoz.

Asimismo, ha denunciado que existe una falta de definición en cuanto a qué profesional debe responsabilizarse del manejo de este dolor. Por estos motivos, consideran necesaria una mayor coordinación. “El trabajo multidisciplinar es vital para la atención correcta al paciente”, ha concluido María Dolores Gómez, enfermera de anestesia en el Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca.