El principal objetivo del taller de RCP ha sido formar a los ciudadanos para que identifiquen a una persona con una parada cardiaca y sepan cómo actuar, además de mostrarles que deben realizar las maniobras con el convencimiento de que la sociedad salva vidas y de que, concretamente, sus manos salvan vidas. El taller se ha realizado en maniquís.

La finalidad del uso de estos prototipos fue que los participantes pudieran implicarse, practicar y experimentar las maniobras a realizar en caso de que fuera necesario e interiorizar la manera correcta de realizarlas con explicaciones en tiempo real sobre las mismas. Los especialistas también han repartido folletos sobre los 4 pasos sencillos que el European Resuscitation Council recomienda para “reiniciar un corazón”.

“La supervivencia de muchas víctimas que gozan, aparentemente, de buena salud depende de la reanimación cardiopulmonar, la desfibrilación precoz y la intervención dentro de los 3-4 primeros minutos para aumentar las posibilidades de supervivencia a más del 50%”, explican los facultativos de Medicina Intensiva.

Los profesionales de la UCI han destacado que los 4 pasos indispensables ante una situación de parada cardiorrespiratoria son los siguientes. 

  1. Llamar al 112.
  2. Comprimir (realización de RCP básica).
  3. Dar una descarga en el caso de disponer de un dispositivo de desfibrilación externa automático (DEA).
  4. Sonreír por haber hecho lo correcto ante la situación, ya que esas maniobras pueden salvar la vida a esa persona.