Los resultados del estudio recogido por MedicalXpress ponen de manifiesto la efectividad de un nuevo método que combina la terapia conductual con el apoyo social para el tratamiento del dolor y evita que aparezca la adicción. Se trata del proyecto ImPAT (Improving Pain during Addiction Treatment).

Esta alternativa para evitar la adicción está basada en las teorías psicológicas del dolor y puede servir a los gobiernos para controlar la epidemia de adicción a los analgésicos opioides que se ha venido incrementando en los últimos meses. Según MedicalXpress, los pacientes que recibieron esta terapia combinada para el tratamiento del dolor mostraron una reducción del mismo y un incremento de su capacidad funcional.

Un total de 55 pacientes se sometieron a esta terapia para el tratamiento del dolor a lo largo de 10 semanas y los resultados se mantuvieron hasta un año después. Los investigadores han puesto en marcha un nuevo estudio de seguimiento en un grupo más amplio (480 pacientes). Además de los beneficios clínicos, la implantación de esta terapia para el tratamiento del dolor es sencilla y reduce los costes, aseguran los autores del estudio.

“Estos resultados destacan la necesidad de que los programas para el tratamiento de las adicciones ofrezcan un abordaje integral y multidisciplinar que incluya el manejo del dolor”, ha explicado Mark Ilgen, autor principal del estudio y psicólogo especializado en adicciones del Ann Arbor Healthcare System’s Center. “Hemos demostrado que es posible mejorar los resultados en el tratamiento del dolor en personas con adicción”, ha añadido.