Los productos, obtenidos mediante la aplicación de un proceso de separación y patentados como ovocet, ovomet, ovopet y ovoderm, son estudiados además para su aplicación en matrices plásticas, pienso para animales o como hidratante y regenerador para la piel. Con respecto a ovomet se han realizado diversos estudios preclínicos y clínicos en humanos para valorar su efectividad como tratamiento en patologías articulares.

Para ello, se ha testado su actividad tanto en pacientes artrósicos como en deportistas que someten a sus articulaciones a un gran stress, corredores y crossfiters. De esta manera, se han obtenido unos resultados que muestran una gran efectividad como producto analgésico, anti-inflamatorio y regenerador del cartílago. En el proyecto participan la empresa 'eggnovo', propietaria de la tecnología con planta de procesamiento en polígono industrial de Villatuerta.

Según informa la agencia Efe, en el proyecto también están involucrados la Universidad de León (UNILEON), que participa en la realización de los análisis físico-químicos y biológicos, e “Iniciativas Innovadoras”, empresa consultora, además de AIJU. El proyecto pretende dar un paso de gigante en el tratamiento de la artrosis y hacer que el paciente no tenga que medicarse o depender de un tratamiento de frío o calor.

La Organización Mundial de la Salud afirmaque que la artrosis es la cuarta enfermedad que más calidad de vida resta a los pacientes. Causa dolor e incapacidad funcional. Al menos afecta al 17% de la población española y al 80% de la población mayor de 65 años en los países industrializados. Es responsable de más del 30% de las incapacidades laborales, tanto permanentes como temporales en España, y provoca el 35% de las consultas en atención primaria.